Hombre de piedra en el cielo

Los serafines vinieron a Cristo, y dijeron: ‘¡Mira! El hombre, presuntuoso y arrogante, que alardeaba que su misericordia excedía la tuya, está muerto en su camino al Infierno’.
Gravemente el salvador preguntó: ’¿Qué hizo para que su impía afirmación fuese verdad?’

‘El era un gobernador, liberando a los traidores más viles que jamás estuvieron en esclavitud. Ningún otro mortal, desde el amanecer del tiempo, ¡jamás había perdonado a tal masa de crimen!’
Cristo sonrió benignamente a los serafines: ‘Aún soy victorioso, porque lo perdono’.
traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *