El pájaro retrospectivo

Su graznido es una carcajada, sus ojos son oscuros, y él se deprime todo el día sobre el miembro inferior, no dice una palabra, pero él rompe su hoja y crispa su cabeza paralizada, como una pluma, la última pluma de su orgullo y esperanza, renuncia a su ahora desplumada nariz de Papa, dejando aquella eminencia morena y desnuda expuesta al Príncipe del Poder del Aire. Y él se sienta y piensa: ‘Soy un hombre viejo, viejo, solo y sin pollitos, el último de mi clan, pero daría la mitad de los días idos para encaramarme una vez más en las ramas altas y escuchar los grandiosos y cómicos graznidos de mi abuelo en versiones autorizadas de chistes de Boletín’.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *