Dick remendón

El buen párroco Dickson predicaba, me contaron, un sermón, ah, era muy viejo y muy, ¡muy pelado! Trataba de, no sé de qué trataba, ni de qué no. Lo llamaban ‘Tornillo Suelto’.

No importa, el párroco Dick, dicen, el mundo lo tomará cada bendito día, aún más y más torcido, y se cae aparte al fin. ¡Grandiosas serpientes! ¿Qué habilidoso remendón jamás ha tomado su lengua para girar un tornillo?

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *