Un dilema

Lleno de celo para servir a mis compañeros, por años he criticado su prosa y versos: señalé todas sus torpezas con la pluma, la superficialidad de pensamiento y sentimiento, ¡entonces los condené arriba y abajo de la colina con cordiales maldiciones!
Ellos dijeron: ‘Eso es todo lo que él puede hacer, sólo mofarse, y hacer pedazos y ser analítico. ¿Por qué no él mismo, evitando el miedo, publica un libro o dos, y así aparece como uno con derecho a ser un crítico? Dejemos que el que sabe todo se abstenga de contar lo poco que otros saben, pero que muestre su enseñanza’.

El público agregó: ‘Quien ha escrito bien puede censurar libremente’ citando a Pope. Yo entré en la trampa y comenzaron a girar libros,
Libros con un montón de fina prosa y bellos poemas, y ninguno de esos libros era de terror, eran tan grandiosos y perfectos, aunque juro que intenté duro trabajar en ellos, aquí y allá (mi naturaleza aún prohibida) para hallar una falta o error.
Es verdad, algunos desgraciados, a los que había rayado, sin duda, juramenté encontrar, pero es un asunto fútil. Ahora, cuando la marea de libros nobles estaba afuera levanté sobre toda aquella tierra un grito de jolgorio, ¡hasta que pensaron que estaba tan loco como cualquier sombrerero! (Aunque no puedo decir que todos los sombrereros están locos, estaba errado en su aflicción para insultarlos pero en verdad, confesarán que es muy triste que usemos las cosas horribles que ellos hacen. ¡Por Dios, serían menos traviesos en un manicomio!)

¡Consistencia, tú eres un, bueno, una pasta! Cuando me sentí la siguiente vez en posesión del demonio, e hice del campo de la autoría un desperdicio, todos me dijeron: ‘Qué gusto execrable, criticar a otros de su propia profesión!’
¡Buen Señor! ¿Dónde comienzan los derechos del crítico que tiene de la literatura alguna noción poco clara, y escucha la voz del Cielo decir: ‘¿Ayúdarlo’? El se encontró, compañeros, pobre hijo del pecado, ¡entre el diablo y el profundo océano azul!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *