Nimrod

Había hombres valientes, alguien dijo verdaderamente, antes de Atrides (aquellos detrás de él estaban casi todos muertos), y antes de que tú siquiera pudieras ocurrir vivieron Acteón, Nimrod y Bahram-Gur. Sobresalían en fuerza, velocidad y atrevimiento:
alcanzaban al ciervo, derribaban al león. Ah, sí, grandes cazadores florecieron antes que tú, y por Munchausen vivieron grandes conversadores también. Ya no habrá más, hay tanto para matar pero, bueno, ¡no han dejado nada en el mundo para contar!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *