Filósofo Bimm

Los republicanos piensan que Jonas Bimm es un demócrata que se volvió loco, y los demócratas lo consideran un republicano y malo.
Los duros lo injurian como un petimetre y le pegan bien caliente, el petimetre condena su grasitud y los llama “chusma”.
Ridiculizado como un anglófilo por anglófobos, en verdad, se siente anglófobo, por un rato, el diente anglofílico.
El hombre de iglesia lo llama ateo, los ateos, de áspero calzado, lo han montado por mucho tiempo y silbaron ¡el desgraciado que cree en Dios!’
Los santos que llamamos clérigos lo matarían si pudieran, los pecadores (los científicos y todos) se quejan de que él es bueno.
Todos los hombres deploran la diferencia entre ellos y él, y todos desarrollan expedientes para castigar a Jonas Bimm.
Yo también, con salvaje y demoníaca alegría, le sacaría ambos ojos, ¡porque el señor Bimm me parece insufriblemente sabio!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *