Entrevista a Kim Jong-Un: “Tamo activo”

De vez en cuando aparecen rumores de que el líder coreano Kim Jong-Un está gravemente enfermo, que le dio coronavirus, que es un bravucón torpe como Trump, y que su país es una férrea dictadura comunista. Alertas ante tantas fake news y posverdades inundando las redes sociales y las mentes ya endebles que consumen y propalan “información basura”, y teniendo en cuenta que es uno de los políticos que mayor admiración despierta en nuestra agencia y “think tank”, nos comunicamos con Kim, con quien tenemos línea directa, para despejar dudas sobre la actualidad de su gobierno:

Kim Jong Un: Hola, ¿cómo les va? Hace mucho que no hablamos. Lo primero que les digo, parafraseando a su amigo Brian Sarmiento “Tamo activo”.

Maldita Realdad: Contanos qué estás haciendo.

KJU: Vine al noreste, a ver los daños que causó un tifón. Despedí al intendente de Chiongjin, que se mandó un montón de errores, y ordené el envío de 12.000 operarios de Pyongyang que repararán los tendidos de cable y la infraestructura dañada por el tifón.

MR: ¿Qué tal las cosas con Estados Unidos? Parece haber una desescalada del conflicto…

KJU: Nada que ver. Ellos siguieron adelante con las sanciones, y encima son responsables de la pandemia del coronavirus. No les quepa duda que es una argucia más de Trump para quedarse a vivir en la Casa Blanca. Si no lo sacan los mascachicles “progres” en noviembre me voy a tener que encargar yo…

MR: Y en el orden interno, ¿cómo viene la cosa? Te preguntamos porque acá no nos enteramos de nada.

KJU: Sí, entiendo, estamos más unidos que nunca. La semana pasada fui a Hamgyong. La temporada de huracanes está haciendo estragos por aquí. Los daños son peores que los que causaría una guerra con nuestros vecinos del sur. Todo como consecuencia del cambio climático, culpa del sistema capitalista depredador. Sin dudas, en Occidente siguen adelante agrediendo a la naturaleza. Y encima se retiraron del acuerdo de París, que representó la última oportunidad para revertir la tendencia hacia el abismo apocalíptico que propone la hipócrita “comunidad internacional”, liderada hoy por los pusilánimes del Consejo de Seguridad de la ONU y la OMS.

MR: Es penoso como lo externo afecta lo interno…

KJU: Hay que explicar por qué ocurren las cosas. Vuelvo al orden interno, los oficiales de Kangwon que fallaron en la evacuación de los ciudadanos serán sancionados severamente. Tenemos bastante trabajo de reconstrucción por delante. Rusia y China me van a ayudar. Son buenos vecinos, no como nuestros hermanos del sur, que abrazaron la ideología yanqui. Te cuento que el partido nuestro está completamente consolidado en el poder, sin fisuras. Tenemos una organización tremenda, y una voluntad incorruptible.

MR: Hiciste referencia indirectamente a la pandemia. Se comenta el caso de tu país, porque aún no reportaron ningún contagiado, ¿puede ser esto posible?

KJU: Estuvimos activos desde que me llamó el amigo Xi Jinping (fui el primero al que le avisó), y de inmediato cerramos la frontera. También, por supuesto, aseguramos los puestos de seguridad en el sur, evitando cualquier contacto directo (tete a tete) con los soldados enemigos. Somos la envidia del mundo por la eficiencia de nuestro sistema sanitario.

MR: Cómo nos tranquilizas, Kim. ¡Qué bueno escuchar de tu propia voz que están capeando el temporal!

KJU: Y eso no es todo. El mes que viene es el aniversario 75 del Partido de los Trabajadores, y haremos un desfile que dejará alelado al mundo, sin mascarillas, con nuestra brillantez y espectacularidad…

MR: Los medios de prensa occidentales se pasan contando historias espurias sobre tu país. Vos lo sabes mejor que nosotros. Ahora dicen que tus visitas a varias provincias se deben a que estás preocupado porque las mayorías se están muriendo de hambre. Suena a rumor e hijaputez, pero queríamos que vos nos aclares cómo está la situación alimentaria de tu pueblo.

KJU: Las inundaciones este año fueron catastróficas. Se perdió la mayor parte de la cosecha. Quise aplicar unos planes quinquenales para reactivar la economía pero fracasé. Por suerte nos llegaron víveres de Cuba y algo de arroz de China. Ir al mercado es toda una aventura, aunque hay unos platos de mandolín y murciélago que están marchando bien… Por ahora está prohibido el alcohol y la gente toma agua de la canilla. Encima la semana que viene nos va a golpear el tifón japonés… Va a haber que seguir remando.

MR: Nos gusta tu actitud, Kim, “tamo activo”, eso es esencial, la filosofía de Brian Sarmiento…

KJU: … Y le vamos a demostrar al mundo de lo que somos capaces de reponernos. ¡Y sin un solo contagiado de Covid-19!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *