Un poco de ciencia

¡Qué! ¿fotografía en colores? Es un sueño, y el que lo sueña no es sabio de más, si los colores son vibración a menos lo parecen, y no tienen ser. Pero si Tyndall miente, por qué viene entonces, fotografío los ojos de mi dama.

No, amigo, no puedes, el esplendor de su azul, como si descansaran en mis propias órbitas nubladas, a nada más que el debido movimiento vibratorio, como el corazón, la cabeza, los miembros y todo lo que atestiguo. ¿Cómo podrían sus ojos, al descansar, conmoverme con un estremecimiento tan incontrolable?

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *