Un invitado

Muerte, ¿estás bien? Confío que no tengas la tos que es dolorosa o en cualquier modo molesta, ningún problema de riñón que te transporte afuera, o enfermedad del corazón que te impida disfrutar tus comidas y las nuestras. Fue muy triste, de hecho, haber abandonado la vida ocupada que llevabas.
Tú has estado bastante activo últimamente para una persona tan vieja, y no muy fuerte en apariencia. Soy aprensivo, de algún modo, que mi atrevido, mal hermano, te ha dado problemas en la lanza.

Y mis dos amigos, me temo, señor, que usted ha corrido bastante duro por ellos, especialmente el hombre. Anhelo tu perdón: ‘No fue mi falta, si estás sobrecargado de trabajo lo lamento mucho. Ven, viejo, y toma un vaso de vino. ¿Querás Marsala, Port o Sherry?
¡Qué! ¿Sólo una jarra de sangre? Es un trago divertido para pedirle a un amigo, ¿eh? Bueno, ¡tómalo, cerdo!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *