Un incidente militar

El amanecer anunció el sol saliente, Fort Douglas estaba computando los minutos, y el arma del amanecer estaba piloteada para su saludo.

El tirador parado sobre aquella arma de fuego, la cual cargaba lentamente, cuando ¡bang!, no sé cómo ocurrió, ¡pero seguro que la carga explotó!
Sí, para sorpresa de aquel veterano el arma se disparó de modo sublime, y sus dos brazos ocupados también se dispararon con ella, a destiempo.
Entonces dijo aquel tirador a su compañero (él era de Ballyshannon): ‘Mierda, el sol está un minuto retrasado, ¡de acuerdo con este cañón!’

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *