Quema de Corán enciende ira islámica en Suecia

La desordenada falange de jóvenes y adolescentes, varios usando máscaras y capuchas, comenzó a acelerar, elevándose la excitación, mientras se acercaba a los vallados policiales bloqueando el conflictivo distrito de Rosengård en la idílica ciudad de Malmö.

“Vamos a reventar el sistema porque ellos permitieron que un hombre queme el Corán” gritó uno de ellos, mientras el grupo comenzaba a lanzar piedras y adoquines hacia los policías que se protegían con sus escudos de acero reforzado. “Y vamos a hacer mierda a la policía”.

Más de 300 revoltosos se mantuvieron arrojando piedras y gomas en llamas a la policía durante toda la noche luego de que circulara un video del partido de extrema derecha danés Rasmus Paludan donde quemaban una copia del corán cerca de una de las mezquitas de la sureña y portuaria ciudad sueca.

Enseguida losjóvenes islámicos se armaron con palos de madera y metal extraídos de obras callejeras y comenzaron bombardeos continuados, luego de destruir varias paradas de colectivos. De inmediato, armaron una fogata con autos, neumáticos, tachos y cajones de basura.

La policía de Malmö había vacilado durante dos semanas si convenía darle permiso a Rasmus Paludan, el líder de línea dura del partido extremista de ultraderecha,  para organizar una protesta anti-islámica en la ciudad. El permiso fue denegado el miércoles, la policía detuvo a Paludan ayer cuando cruzaba el puente Öresund bridge, lo deportó y le impidió retornar a Suecia por dos años.

Pero esto no detuvo a sus seguidores para que ellos mismos se filmaran quemando una copia del Corán, y pateando a la gente que estaba aireándose en la plaza principal como si fuesen futblistas, por lo cual cuatro fueron arrestados, sospechosos de crímenes de odio.

Durante la revuelta, Samir Muric, un destacado imán de Malmö, caminaba entre la policía y los fieles, implorándoles que se detuvieran y acusándolos de avergonzar a su propia religión. Muric, que vestía una shilaba, también condenó a los atacantes en su página de Facebook. “Aquellos que actúan de este modo no tienen nada que ver con el Islam. Sus gritos que rellenan el aire con ‘la ilaha ill Allah’ y ‘Allahu Akbar’, son sólo explosiones cuyo contenido no entienden, porque si realmente lo supieran, no actuarían de este modo” posteó.

Entre los espectadores, estaba claro que había muchos que se oponían a los violentos. Uno de ellos contó: “No me gusta esto, porque los árabes están arruinando las cosas para nuestra comunidad, aquí en Suecia, por un danés que quemó el Corán. Y esto es lo que él quiere. Quiere que todos sean como él. Nunca vi algo igual en mi vida, estoy shockeado”.

Un joven que no pudo regresar a su hogar en Rosengård no podía contener su frustración. “Como máximo uno de cada cinco de ellos es musulmán. ¿Sabes por qué? Porque un musulmán verdadero no hace esto. Todas las religiones, no sólo el islam, se hacen sobre el valor de la paz”

Lentamente, la policía comenzó a efectuar cargas contra los manifestantes. “Miren eso, no puede responder fuego con fuego, ¡eso no funciona!” exclama el autodenominado ‘pirata somalí de Rosengård’, con un fuerte acento londinense. “Están violando nuestros derechos civiles al permitir que la gente queme el Corán en el que creemos y ahora debemos mostrarles que no pueden hacer so. Es contra nosotros, así que nosotros estamos en contra de ellos. Es así de simple”.

Los oficiales de policía intentan controlar la situación explicando sus arrestos anteriores. “La policía no les dio permiso para hacer nada” arenga un sargento a una multitud de jóvenes seguidores de Alá que lo rodean. “Lo arrestamos apenas salió el video en Internet mostrando que habían quemado el Corán, y arrestamos a varios otros”.

De acuerdo con Patric Fors, vocero de la policía de Malmö, la calma aún no había retornado al vecindario. “Seis policías se encuentran heridos y no se registran reportes de manifestantes hospitalizados. Buscamos a trece sospechosos que fueron filmados rompiendo bienes públicos. Entretanto, ya lograron su liberación los ultraderechistas islamófobos.

Varios testigos expresaron su preocupación por cómo la quema del corán cambió la vida de la ciudad. Amar Mohsen, una joven estudiante de padre iraní y madre rusa, opina que los políticos debieron condenar los planes de quemar el corán. “Los políticos en Suecia dicen ‘es un derecho humano, decir lo que queres. Vives en un país libre. Puedes quemar un corán en frente de una mezquita’. Y no es así. Esto afecta a mucha gente y pienso que nos va a dividir más. La verdad que una auténtica mierda estos fachos daneses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *