El guardia nacional

Soy un encantador héroe dorado y mi comercio es tomar vida. ¡ Escuchen el chillido de mi silbato sibilante y el traqueteo de mi gran tambor! Soy un acompañante fuerte y valiente para proteger a la gran armada. Mi rostro es frío y mi actitud erecta. Soy un guardia californiano y mi bandera vuela bajo, pero las piedras son, ¡oh, tan duras!, y mis pies son, ¡oh, tan suaves!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *