Retorné para decir

Cuando miro al norte un indio perdido en alguna orilla nueva se pone un mocasín, roca en la luz y mediodía para ver, él en un apuro y yo junto a él.

Sería un largo viaje, él iba a ser un nuevo jefe, tomamos agua nueva de una corriente sin nombre, bajo pequeños árboles oscuros él iba a encontrar un camino por el que ambos debíamos viajar porque nos habíamos encontrado.
De ahí en adelante hicimos gestos incluso al esperar, hay un grano de arena en la hoja de su cuchillo tan pequeña que la sopla y mientras su aliento oscurece el acero que tenía dispuesto, y comienza una nueva visión: el resto de su vida.

Le daremos sentido a lo que haga. Detrás de esta página el camino se vuelve al norte. Estamos buscando un signo. Nuestros mocasines no marcan el suelo.

Enviado por Bakari Thomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *