Recordando hombres de montaña

Puse mis pies en agua fría y los mantuve allí: mañanas tempranas ellos tuvieron que vadear a través de hielo partido para encontrar con sus manos las trampas en el profundo canal, arrastrar las cadenas y el castor hundido. La lenta corriente de la vida bajo remolques hacia mí todo el día. Cuando sueño a la noche guardan un lugar para mí, no importa cuán pequeño sea, algo junto al fuego.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *