Ultimo festival gastronómico de perros en China

A pesar de la reciente clasificación que hizo el gobierno chino de los perros como mascotas, y ya no más como ganado, ayer se inauguró el festival de comidas a base de perro, con la expectativa de que este año será el último del evento, dada la campaña de desprestigio que han adquirido los mercados chinos de comidas exóticas gracias a la maldita cepa de Covid-19, que puso el mundo patas para arriba.

La feria anual de diez días se celebra en Yulin, una ciudad emplazada en el sudoeste del país, que se terminó de edificar en 2009, con la conmemoración del solsticio de verano.

Además de carne de perro, que se piensa trae suerte y buena salud si se come en verano, también hay platos a base de carne de gato, lyches frescas y licor, a muy buen precio y de exquisito sabor.

Sin embargo, el evento ha suscitado controversias, tanto en China como internacionalmente, ya que los veganos y activistas que protegen a los animales dicen que para el festival perros y gatos son asesinados de modo inhumano, y que los puestos de comida no cumplen con los estándares y normas de higiene vigentes. También se quejan de que los perros son traídos a la ciudad en condiciones de hacinamiento.

De acuerdo con la desprestigiada OMS (Organización Mundial de la Salud), el comercio de perro también entraña riesgos para la salud expandiendo rabias e incrementando la chance de contraer cólera, y de manera segura el nuevo coronavirus.

Los organizadores del festival advirtieron que este año la cantidad de perros, que son exhibidos a los clientes en jaulas inseguras donde babean salvajemente, ha disminuido bastante.

Peter Li, un activista chino de la ONG Humane Society International, que defiende “los derechos” de los animales, dijo: “Se está construyendo el momento para que en China se acaba el comercio de carne de gato y perro, y si bien pienso que nadie espera que el mercado de Yulin cierre, sí se percibe que las cosas están cambiando, y que los consumidores se van a volcar más a los murciélagos y diversos roedores de carne blanda”.  Y añadió: “Espero que Yulin cambie no sólo por el bien de los animales, sino por la mejor salud y seguridad de su gente”.

Luego del pico del coronavirus, y de varios rebrotes, el gobierno nacional actualmente está promulgando nuevas leyes que prohibirán el comercio de animales salvajes. El mundo ha asumido que la Covid-19 comenzó en un mercado de Wuhan, pero este origen está sobrecargado de misterio, y no hay una prueba científica que lo corrobore, desconociéndose el paradero del paciente 0.

Recientemente el ministro de agricultura anunció la recategorización de los perros como mascotas. En abril Shenzhen fue la primera ciudad de China que prohibió el consumo de perros, y ya hay varios distritos que se prestan a establecer similares prohibiciones.

Zhang Qianqian, otra activista de la ONG defensora de animales, aseveró que el festival será prohibido luego de esta edición. “De nuestras conversaciones con los vendedores de carne, se puede deducir que aunque se suspenda el festival, algunos chinos adictos a los sabores perrunos necesitarán complacer sus estómagos, y la venta en mercados clandestinos va a continuar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *