Huesos

Dijo el señor Smith “Realmente no puedo decirle, doctor Jones, el dolor más peculiar en el que estoy inmerso, pienso que está en mis huesos”.
Dijo el doctor Jones “Oh, señor Smith, no es nada. Sin duda tenemos una cura simple para eso, es quitárselos”.
El pobre señor Smith inmediatamente se acostó, sujetado y cerrado sobre la mesa y, frío como piedra, se quitó los huesos lo más rápido de lo que era capaz.
Smith dijo “Gracias, gracias, gracias”, y le deseó un buen día, y con su paquete bajo el brazo lentamente se fue.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *