El fantasma

Paz en tus manos, paz en tus ojos, paz en tu semblante, flor en un momento en la hora eterna, paz conmigo ahora.
No rompe una ola, no canta un pájaro, mi corazón, como un mar, silencioso luego de una tormenta que ha muerto, duerme dentro de mí.
Todos los rocíos de la noche, todas las hojas del mundo, toda la nieve del invierno, parecen con su quietud haberse detenido en el sueño de la vida, todo es triste ahora.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *