El espíritu del aire

Coral y clara esmeralda y ámbar del mar, amatista coloreada de lila, calcedonia, el amoroso espíritu del aire flota en una nube y cabalga, ataviado en las bellezas de la tierra como una novia.
Así ella me acechó, y las palabras cuentan apenas un diezmo de la historia.

¿Canta aún en el ruiseñor toda la dulzura de la primavera?
No, pero con ecos ella grita desde el valle del amor, rocíos en las espinas de sus pies y oscuridad arriba.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *