Cuando se desvanece la rosa

Cuando la rosa se desvanece el recuerdo aún puede morar en su belleza sombreada, todo el dulce aroma se ha ido.

Aquel cariño que se desvanece, aquel aliento agobiante, ningún lazo de vida tenía entonces, ni dolor de muerte.
Es el pensamiento inmortal cuya pasión aún hace que el cambio sea inmutable.

Oh, así es tu belleza, la más adorable de la tierra para mí, oscura sin penas, brilla y arde contigo.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *