Tal para cual

¿Estuviste pescando, Tom Noddy?, ¿has atrapado a una liebre llorona?, ¿Has silbado ‘No Nunny’ y disparado a un pobre conejo, o has cegado a un pájaro del aire?
¿Has caminado como un asesino a través de los bosques verdes, a través de las penumbras y valles profundos y húmedos, mientras cada pequeña criatura gritaba estremecida a la Dama Naturaleza ‘¡Aquí viene, y viene!’?
Preguntas por qué hice tanto, Tom Noddy, si alguna vez, fuera de tu vagar, un ogro del espacio inclinara un rostro y te llevara a casa: te llevará sobre su estacada, Tom Noddy, de espinos de nueve yardas de alto, con tus rodillas inclinadas con una cuerda alrededor de su vieja pistola de hierro y tu cabeza colgando en un baile: y te colgó rígido en un rincón, Tom Noddy, desde un estante de la despensa frío como la piedra, cuando tus ojos resplandezcan en una mirada vacía, ¡hasta que estés cocinado!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *