La mosca

¡Qué grandes deben aparecer pequeñas cosas a la mosca diminuta!

Un capullo de rosas como un colchón de plumas, su púa como una lanza, una gota de rocío como un espejo, un pelo como un cable dorado, el más pequeño grano de mostaza tan feroz como carbones de fuego; una barra de pan, una elevada colina; una avispa, un cruel leopardo; y granos de liquidación tan brillantes de ver como pequeños corderos para un pastor.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *