La famosa Oxfam se va al tacho con el coronavirus

Oxfam International, la ONG que investiga la pobreza en todo el planeta y trabaja por erradicarla, ha anunciado el cierre de sus operaciones en países como Afganistán y Haití, despertando temores de que dichos países están siendo abandonados cuando la pandemia del coronavirus los torna más vulnerables. Oxfam dijo que la crisis de Covid-19 ha impactado en sus finanzas, forzándola a realizar un programa de reestructuración global, que comprende el cierre de sus oficinas en 18 países.

La ONG ya estaba intentando manejar una caída de donaciones públicas luego de un escándalo de abuso sexual en Haití, perpetrado por sus más altos representantes. Las finanzas de Oxfam fueron después más golpeadas por los cierres de sus tiendas a causa de las restricciones del coronavirus, perdiendo 7 millones de dólares por mes.

Grupos de la sociedad civil y trabajadores sociales  están preocupados por los cambios dramáticos que podrían retroceder el rol que cumple la ONG en proveer servicios vitales. El trabajador social Modaser Islami dijo que el cierre de la oficina de Oxfam en Afganistán, que abrió en 1961, dejará vacíos en la provisión de ayuda, especialmente en áreas rurales. “El tema ahora no es cómo mejorar nuestra situación, se trata de sobrevivir. Cada vez hay más gente en las calles pidiendo ayuda y sin nada, dicen que no van a tener para comer” dijo Islami. El teme que el gobierno afgano no tenga la fuerza y posición para ayudar a los más pobres del país si los grupos de ayuda comienzan a irse y los gobiernos extranjeros no ayudan a cerrar la brecha. “Es más preocupante por el tipo de trabajo que estaba haciendo Oxfam había mejorado las condiciones de vida en áreas rurales donde otros no llegan, ni siquiera el gobierno. No tienen otras fuentes de ingresos, sólo una pequeña tierra, y enfrentan el desafío de educarse y cuidar su salud” dijo el voluntario islámico.

Los cierres de Oxfam afectan a Asia, Africa y América Latina y el Caribe, e implican la pérdida de 1.450 puestos de trabajo.

Pedro Vega, miembro de la AGP (Asociación de Granjeros de Paraguay), que recibió ayuda de Oxfam, dijo que la retirada de la ONG es una gran pérdida. “Oxfam ayudó a a nuestra asociación a dar un salto adelante muy importante. Sus proyectos estaban bien implementados, podía crear el cambio, ayudar a construir un modo diferente de vivir en el campo y obtener de nuestra producción el valor real que merece”.

Oxfam ha estado en Paraguay por 28 años y trabajo en forma colaborativa con más de 60 organizaciones locales en proyectos que incluyeron la promoción de los derechos de las mujeres y el desarrollo sustentable. En una declaración, Óscar López, director of Oxfam Paraguay, dijo: “Esperamos que nuestra contribución al fortalecimiento de la sociedad civil continuará dando sus frutos”.

Carlos Mejía, director ejecutivo de Oxfam en Colombia, dijo: “La decisión de irse de países fue muy difícil, fue una penosa decisión”.

Se espera que la reestructuración de Oxfam impactará otras áreas de la caridad en las próximas semanas, incluyendo las cabeceras de Oxford en Reino Unido. Un vocero de Oxfam Gran Bretaña dijo que aparte de los anuncios hechos por la ONG, su mayor filial nacional ahora deberá reducir sus gastos y revisar sus planes previos a la pandemia.

Sarah Champion, directora del Comité de Desarrollo Internacional de la Cámara de los Comunes, dijo que el anuncio “preocupa aún más a las comunidades que están luchando y confían en la asistencia humanitaria”.  Champion, cuyo comité está estudiando el impacto de la pandemia en países en desarrollo, dijo que la pérdida de ingresos para las ONGs ya estaba teniendo un efecto escalofriante en su trabajo. “Tenemos evidencia que las ONGs de caridad están sufriendo enormes pérdidas de ingresos debido a las cuarentenas, y porque los gobiernos donantes, comerciantes e individuos tienen sus propios desafíos económicos y financieros. Esto sólo está comenzando a generar un efecto de congelamiento de la capacidad humanitaria y de desarrollo de las ONGs británicas y su trabajo crucial en el extranjero”.

Stephanie Draper, CEO de Bond, red de desarrollo internacional, dijo: “Es realmente triste ver cómo un gran nombre no es capaz de responder a la necesidad real en países de todo el mundo. Los desafíos del coronavirus presentan una imagen vacía para nuestros miembros ahora”.

Kevin Watkins, jefe ejecutivo de Save the Children, no sin un dejo de hipocresía, dijo: “Oxfam es una organización brillante que necesita desesperadamente trabajar en todos aquellos países. Estoy muy triste por su situación financiera, tuvieron que tomar esta decisión. Todos estamos muy tristes por eso. Save the Children no tiene planes de recortar programas”.

Entre los cierres está la oficina de Oxfam en Haití, un país que tiene una relación complicada con las ONGs de su tipo. Aún debe responder públicamente al cierre planeado. Los haitianos confiaron mucho en la ONG para su cuidado y apoyo, que a veces suplantó la asistencia del gobierno. Cuando el terremoto de 2010 hizo escombros la mayor parte de la capital Puerto Príncipe, cerca de 10.000 organizaciones de ayuda asistieron en la recuperación.

“Usualmente cuando hay una crisis todos vienen a ayudar, pero esta vez –durante el coronavirus- el aeropuerto está cerrado y no viene nadie. En cambio, las organizaciones internacionales se están yendo, y llevando un montón de empleos con ellos. Esto nunca ha ocurrido” dijo Laure Bottinelli, fundadora de Anacaona Community, un negocio social de reciclaje de jabón con sede en Puerto Príncipe.

En Jacmel, una ciudad de la costa sureña de Haití, las ONGs internacionales han distorsionado la fuerza de trabajo, algo que se sentirá cuando partan. “La gente que trabaja en ONG paga buena plata por sus autos, casas y otros servicios, pero ahora sin empleo, ya no lo podrán hacer” dijo Huguens Saintil, que trabaja en una pequeña fundación en Jacmel. “Los haitianos tenían el sentimiento de que los extranjeros eran la solución para sus problemas en vez de luchar por resolverlos ellos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *