Extras

Los azafranes en la plaza le dan un toque encantador a mayo, las nubes se desvanecen, el clima es blando y bonito, la paz parece estar en todos lados. Escucho gritos hoscos, estridentes: “¡Extra, extra!”—tersamente vuelan las noticias, y una gran esperanza crece, o muere.
Alrededor de los tableros de anuncios surgen oscuros nudos de personas, se muestran rostros esforzados, luego se unen a las discretas hordas que aún son los señores de la nación.

“¡Extra, extra, gran combate en el mar!”
¿Estaba la suerte con nosotros, es una victoria?
Dios querido, ¡ellos murieron por ti y por mí!

Mientras los azafranes por la calle con nuestra paciencia celestial están calmos y dulces.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *