Sobre su persona

Cinco libras con cincuenta centavos en cambio, exactamente, un carnet de biblioteca con su fecha de expiración.

Una postal estampada, no escrita pero franqueada,
un diario de bolsillo machacado con un lápiz, desde el 24 de marzo al 1 de abril.

Un manojo de llaves para una cerradura de mortaja, un reloj analógico, automático, detenido.

Una demanda final en su propia mano, una nota enrollada de explicación, plantada allí como un clavel en aerosol pero decapitado, en su puño. Una lista de compras.
Una foto de despedida escondida en su billetera, un recuerdo depositado en el corazón de un armario.

Nada de oro o plata, pero coronando un dedo un anillo de piel blanca sin tiempo, que lo era todo.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *