Sobre nosotros…

En algún lugar en alguna época ellos se comprometieron conmigo, ¡y yo con ellos! Era pequeño, ¡pero lo estaba!

Diminuto en forma, anhelante de vida me colgué en mi cueva palpitante.

Pronto supieron de mí, mi madre, mi padre.

No tenía palabras en mi ser, vivía en confianza y amor aunque no podía pensar, cada parte de mí estaba diciendo un silente ‘¡Espérame, te traeré tu amor!’
Me agarraron, ciego, desnudo, indefenso, por la mano de uno cuyo buen nombre fue grabado en una placa de lata en Wimpole Street, y cayó en el estéril suelo de un pie operando un cubo plástico de desperdicios.
No había un Consejo de la Reina para tomar mi informe.

El catre que debía calentar estaba expuesto en la vidriera de Harrod’s.
Cuando se contó mi paso por esta vida mi padre sonrió. Ningún lamento llenaba mi espacio vacío.

Mi muerte fue celebrada con tickets para ver a Danny la Rue, que pretendía ser una mujer como era mi madre.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *