El abc

Era medianoche en el aula y cada escritorio estaba cerrado cuando de pronto desde el alfabeto se escuchó un fuerte “¡Tut-Tut!”

A le dijo a B “No me gusta C, no tiene modales. ¡Todo lo que veo siempre de C es una espalda semicircular!”

“Estoy en desacuerdo” dijo D a B, “nunca lo vi a C así. Desde donde me paro parece que es una O incompleta”.
C estaba molesto, “Estoy tan perplejo de que critiquen mi figura. La he hecho así para ayudar a pronunciar calor, colibrí, castor y cabo”.
“Tiene razón” dijo E, “¡Yupi!” dijo F, “¡Hip, hip, hurra!” dijo G. “Me están tirando” rugió H a G. “Les ruego, no lo hagan por favor”.
“Fuera de mi camino” le dijo LL a K. “Haré que la pobre L se vea enferma”.

Para parar esta payasada J se paró al frente ¡y listo! Jill estaba enferma.
“Tú sabes, aquella W tiene el doble de mi edad” dijo V. “Porque como una V romana es cinco, soy la mitad de joven que ella”.
X e Y bostezaron adormiladas. “¡Miren la hora!” dijeron. “Dejemos que todas vayan a la cama y digan adiós”. Ellas lo hicieron, luego “Z-Z-Z”.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *