Amanecer de verano

Mis niños durmientes están aún volando sueños en sus cabezas gachas como gansos.

La exuberancia del río cantando canciones matinales, el pescado observa sus techos tornándose blanco-sol.

El lucio gris verdoso lanza hacia arriba su cola rizada, como el pelo de la sirena apunta hacia la corriente del agua.

Todo es silencio matinal y pájaro hermoso. Yo solo, nunca tuve gripe.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *