R.T.S.L. (1917-1977)

En cuanto a aquella otra cosa que viene cuando el párpado está vidrioso y la cera brilla desde la frente sin arrugas que no se hace más preguntas sobre la boca seca, si ellos abren el corazón como una camisa para liberar una rabia de golondrinas, si el cerebro es una biblioteca para gusanos, en el instante de aquel conocimiento de aquel momento cuando todo se puso rígido, tan formal con irónico adiós, órgano y coro, y debo conseguir una corbata negra, y en un momento de la oración me quebraré y lloraré, allí estaba el sobresalto de alas irrumpiendo desde la celda cerrada de tu cuerpo, tu puño liberando aquellos pichones circulando serenamente sobre la página, y mientras los paréntesis se cierran como una puerta de 1917 a 1977, los semicírculos se cierran para formar un rostro, un mundo, una totalidad, una O irrompible, y algo que una vez tuvo un nombre terrible camina desde la cosa que solía usar su nombre, transparente, exacta representación, así podíamos ver a través de ella iglesias, autos, el sol y el Boston Common, sin necesitar ningún otro libro.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *