Coral

La forma del coral hace eco en la mano que lo ahueca. Su ausencia inmediata es pesada. Como piedra pómez, como tu pecho en mi palma ahuecada. Mar frío, su pezón raspa como arena, sus poros, como los tuyos, brillaban con sudor salado.

Cuerpos en ausencia desplazan su peso, y tu cuerpo suave, como ningún otro, crea una aunsencia exacta como esta piedra puesta en una mesa con un estante blanqueado de souvenirs. Mi mano se atreve a reclamar lo que las manos de amantes nunca supieron: la naturaleza del cuerpo de otro.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *