Amor tras amor

Vendrá un tiempo cuando, con júbilo, festejarás arribar a tu propia puerta, en tu propio espejo, y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro, y digo, siéntate aquí. Come. Amarás nuevamente al extraño que eras tú mismo. Ofrece vino. Ofrece pan. Deja que tu corazón vuelva a ti, al extraño que te ha amado toda tu vida, que lo has ignorado por otro, que te conoce de corazón. Baja las cartas de amor de la biblioteca, las fotos, las notas desesperadas, pela tu propia imagen del espejo. Siéntate. Festeja tu vida.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *