Una canción de éxito

¡Sí! Eramos fuertes, éramos rápidos, éramos valientes.

La juventud era un desafío, y la vida era una lucha.

Todo lo mejor de nosotros lo entregamos contentos,

brotamos en las manifestaciones y saltamos por las alturas.

sonriendo al amor en una espuma de flores primaverales:

endurecimos nuestros corazones para él, ¡nos permitió presionarlo!

¡Oh, qué triunfo, y el orgullo sería nuestro! ¡Miren donde guía la estrella del éxito!

Las preocupaciones parecen abarrotarnos, hay tanto para hacer,

nuevos campos por conquistar, y el tiempo está en el ala.

Se están exhibiendo cabellos grises, una arruga o dos,

de algún modo nuestra marcha está perdiendo su energía.

El placer nos abandona, el amor cesó de sonreír,

se ha hecho el funeral de la juventud, la vejez viaja rápido.

A veces nos preguntamos: ¿vale la pena?

¡Allí! Hemos alcanzado la cumbre al fin.
Sí, ¡hemos triunfado! Ahora debemos apurarnos, divertirnos en la victoria…

Porque, ¿qué está mal? La cosecha más selecta de la vida es chata al gusto.

¿Hemos tardado mucho?, ¿hemos trabajado demasiado?
Riqueza, poder, tenemos fama… ¡Ah!, pero la verdad:

daríamos nuestra vana gloria por un loco, contento año de gloriosa juventud,

la vida en la marea primaveral, y el amor en las flores.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *