Una apología de versista

¡Compañeros! Soy sólo un rimador, no conozco el significado del arte,

pero aprendí en mi pequeña escuela primaria a amar a Eugene Field y Bret Harte.
Saludo con placer a Hoosier Riley, me saco el sombrero ante John Hay,
estos tipos eran justos a mi medida, y jamás andaré más alto que aquello.

¡Los clásicos! Bueno, la mayoría de ellos me aburre, a los modernos no los entiendo,

pero mantengo a Burns, mi pariente, y a Kipling, mi amigo, a mano.

Ellos me enseñaron mi comercio como lo conozco,

y aunque me he sentado a sus pies por el amor de Dios no me llamen poeta, porque nunca he sido culpable de eso.

Un emprendedor de rimas, descuidado y sinvergüenza,

un simple baladista suelto, mi modelo ha sido Mamá Ganso.

E imagino al cavador de mi tumba rezongando mientras le da una palmada a mi alojamiento final:

“Este tipo, escribió McGrew, hizo lo mejor que pudo”…

Entonces me iré hacia mi hacedor con aquello.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *