No lucharé

No lucharé: aunque orgulloso hasta la médula no tengo a nadie por quien hacer un esfuerzo,

y aunque el resentimiento queme mi pecho estimo que aquel silencio me sirve mejor:

entonces sin una palabra que decir, me doy vuelta despreciativo.

No me preocuparé: mi resto de vida lo conservaré libre de odio y esfuerzo,

dejo que la lujuria, el pecado y el enojo duerman,

no cavaré en el profundo subsuelo, pero estaré contento con una pulgada de tierra

donde las margaritas tengan su nacimiento.
No me lamentaré: hasta que el día esté hecho estaré tranquilo al sol,

con jardín brillante y un rincón silencioso,

y el canto de un pájaro y el hechizo de un libro…

¡Dios los bendiga a todos!

No lucharé, salvo amor y sueño hasta… ¡buenas noches!

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *