Aventura

Mi caballero blanco vino del bosque: sus ojos brillaban con una llama amarga,

mientras me aferraba a su estribo de cuero, porque yo era sólo un muchacho soñador,

así ¡oh, qué fantástica fe tenía yo! Y el canto en mi corazón jamás había estado tan contento, y tomamos el camino juntos.
Yo dije: “Amigos y amantes, adiós”, nunca más giré mi cabeza,

por más espantoso y salvaje que estuviese el clima
mínimos eran los harapos y cicatrices del andariego,

y la cama del andariego bajo las estrellas jamás fue sombreada por barras de prisión

mientras juntos abarcamos el mundo.
El camino era triste y oscuro pero mi caballero estaba vestido con una malla reluciente,

y sacó de su penacho una pluma y ¡oh, qué locamente orgulloso estaba yo!
Le dije: “La usaré hasta que me muera, seremos hombres libres del mar y el cielo,

juntos hasta los confines de la tierra”.
Aún ahora sé por mi frágil aliento que estoy maduro para la última aventura, la muerte,

y he alcanzado el final de mi atadura, pero mi caballero de la cota brillante está allí,

y sus ojos están brillantes y él me da ánimo: así a la oscuridad iremos audazmente,

a la oscuridad… juntos.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *