Tengo miedo de todo eso

¡Tengo miedo de todo eso, verdad de Dios! Así es para mí, es tan grande y brutal para mí.

Mis nervios están en carne viva, y no me importan todos los hurras que veo.

Estoy atrapado entre el metro y el tren, donde los automóviles descienden en picada:

Oh, deseo regresar a la madera nuevamente, tengo miedo de la terrible ciudad.

Deseo regresar a mis magras, cenicientas llanuras,

mis ríos que titilan en espuma, mis últimos valles donde reina la soledad,

mi camino desde Fort Churchill a Nome.

Mis bosques repletos de misteriosa melancolía, mis campos de hielo molidos y brillantes:

la ciudad es una trampa mortal de peligros y condena, sé que estoy más seguro allá arriba.

Observo los rostros pálidos que se despiden en la calle, veo de todos los tipos y todas las clases.

Aún jamás encuentro que uno en un millón tanga una sonrisa de camarada para mí.

Solo agotados y jadeantes como perros en una manada, sólo tensos e intentando la meta:

¡Oh Dios!, pero soy solitario, desearía estar de regreso, allá arriba en la tierra del Polo.
Desearía regresar a las mesetas del hambre, y buscar al caribú perdido,

desearía estar donde fluye la mina de cobre para el lanzamiento de mi pequeña canoa.

Me gustaría estar lejos en alguna orilla cansada, en la tierra de la tormenta y el oso,

¡oh, desearía estar cómodo en el Artico una vez más, ¡porque sé que estoy más seguro allí!
Merodear en los cañones de lúgubre inquietud, me encojo, soy tan débil y tan pequeño.

No puedo obtener relaciones, estoy aplastado y oprimido con el apuro y el desperdicio de todo eso.

Los esclavos y el hombre enloquecido, la lujuria y el sudor, el miedo en los rostros que veo,
el llegar, el gasto, la fiebre, el apuro, es todo demasiado sangriento y cruel para mí.
Siento que todo está mal, pero no puedo decir por qué, el palacio, el cuarto de la próxima puerta,

las torres insolentes que se extienden hasta el cielo, la aglomeración, la precipitación y el rugido.
Estoy atrapado como un zorro y temo por mi piel, me cubro en el estrépito y el resplandor,

oh, deseo regresar a la bandolera de la avalancha, ¡porque sé que es más seguro allá arriba!

Tengo miedo de todo eso: ¡Oh, puedo escuchar a lo lejos la voz de mis soledades llamando!
No somos más que brutos con un poco de apariencia, y la naturaleza es mejor después de todo.

Hay tumulto y terror a lo ancho de la calle, hay amenaza y condena en el aire,

debo regresar a mi ritmo de mil millas, el camino donde se encuentran el puma y el vertedero de plata,

las nieves y la fogata, con lobos a mis pies, adiós, porque es más seguro allá arriba.
Para formar buenos hábitos allá arriba, para estar hambriento de conejos allá arriba,

En tu hambre y dolor, aunque sean sesenta abajo, ¡oh, sé que es más seguro allá arriba!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *