Sueños

Tuve un sueño, un sueño de espanto: pensé que el horror había tomado la casa,

un ladrón estaba inclinado sobre mi cama, se movía tan silencioso como un ratón.

con mano peluda y cuchillo desnudo se preparó para asestar un golpe sangriento,

hasta que desesperado por mi vida grité aterrorizado, y desperté.
Tuve un sueño de dolores agotadores, en un clima ajustado al congelamiento,

pensé que había perdido mis ropas, y sólo usaba una camisa corta.

El viento era salvaje, así corría a tomar un tren pero no lograba avanzar,

mis piernas pistoneaban en vano, ¡qué feliz me hizo despertar!
Tuve un sueño: sobre una escalera encontré a una muchacha que besó mis labios,

sólo usaba un camisón, casi llegamos a agarrarnos como amantes.

Y entonces ella abrió una puerta y apuntó a una cama hermosa…

¡Oh, ruina! Me desperté antes de que pudiera descubrir si… ¿estábamos casados?
¡Compañeros! Aquellos sueños de felicidad rota, ¡de despertares demasiado tristemente prontos!

Con recuerdos de beso pegajoso, ¡y miembros tan lánguidamente desvanecidos!

¡Compañeros, aquellas pesadillas dirigidas por el diablo, aquellos paseos sin pantalones en el centro comercial!

¿Oh, por qué algunos sueños son como el paraíso y otros recuerdan el infierno?

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *