Hojas caídas

¿Por qué debo ser la primera en caer de todas las hojas de este viejo árbol?
Aunque tristemente pronto sé que todas dejarán su sostén y me seguirán.

Mientras mis hermanas de nacimiento soplan bravas, ¿por qué fui la primera en partir?
¿Por qué debo ser la última en aferrarme de todas estas hojas de esta rama sombría?

He revoloteado desde el fuego de primavera y ahora estoy deteriorada y marchita.

Escaparía al vendaval de invierno y dormiría suavemente plateada junto a un caracol.
Cuando arremeten las legiones de la nieve para lanzar sus carpas en clima rugiente

nosotras, las hojas caídas yaceremos debajo y nos pudriremos juntas en regocijo,

y de nuestra rica y oscura decadencia nos reiremos con nuestras hermanas de mayo.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *