Corazón del norte

Y cuando llegue al oscuro final del camino, yo, que he sido un vagabundo de la vida,

esto es todo lo que pediré, mi amigo, una vez, y otra vez, y otra:

un pequeño espacio en una colina pedregosa con nunca alguien cerca de mí,

el cielo del norte que es vasto y quieto, con una sola estrella para animarme,
estrella que brilla sobre una húmeda piedra gris grabada por aquellos que me aman,
allí yaceré solo, solo con un solo pino sobre mí,

pino a través del cual chirría el viento del norte, ¡oh, he sido amante de la vida!

Pero allí yazco y escucho pasar a la eternidad.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *