Un epicuro

Si debes preservar ratones blancos en miel no uses los importados de China,

porque aunque cuesten menos dinero descubrirás que los japoneses son más finos.

Pero si a los chinos los aderezas con especies, esto ciertamente mejora su sabor,

y aunque los ratones de Cantón sean bonitos los pequineses tienen un gusto más refinado.

Si debes conservar en vinagre brotes de helechos como lo hacen los astutos japoneses

asegúrate de arrancarlos jóvenes,

lo que se adecua a nuestro gusto oriental puede fracasar en complacerte.
Y en cuanto a las ortigas cocínalas bien, comerlas crudas puede darte picazón de piel,

pero si las hierves para un hechizo tendrán un sabor tan bueno como el de la espinaca.
Así, lector, si eres amante de la comida oriental y estás dispuesto a compartir una comida conmigo, agregaré los huevos encurtidos de chorlito, y alegremente te daré la bienvenida

para almorzar en una arboleda soleada, con caldo de ortigas y guiso de helecho.

Y bonitos ratones blancos conservados en miel.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *