Inmortalidad

Muy bien creo que cuando muera caerá la cortina,

otro show es todo mi ojo y Betty Martin.
Conozco el puntaje, y con una sonrisa de calificación lamentable

reconozco que no me merezco perpetuarme.

Espero que Dios –si hay un Dios de amor y gloria-,

me exima de eternidad y termine mi historia.
Me contará como una pequeña muestra de materia humana,
que ha hecho su trabajo o lo ha estropeado –más como lo último-.
No ruego por aliento mortal, más infierno o cielo,

entonces deja que el último pago sea la muerte, y llámalo justo.

A la Naturaleza pagaré mi deuda con risa estoica:

¡pero ahórrame, Dios, tu horrible amenaza de vida de aquí en adelante!
traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *