Expectación

Mi vaso de vino estaba rojo rubí y rápido corrí a lo de mi dulce para verla,

con ojos que chasqueaban regocijo dije: “¡Qué loco de amor puede estar un muchacho!”
La luna se estaba riendo arriba, bailé tan ágilmente como una mosca.

Pensé: En dos semanas estaremos casados, ella ya no será una viuda solitaria,

porque he comprado una cama doble y seré padre de tres niños.

Entonces cantando como una alondra aceleré hacia ella que jamás me esperaba.

Y entonces fui con paso cauteloso para saludar con alegría su dulce sorpresa,

donde su persiana derramaba un fulgor rosado en el césped:

… Y entonces mi corazón se hundió bajo como el plomo, vi dos sombras en la oscuridad.
Un hombre estaba sentado en la cama, y ella estaba desnuda sobre sus rodillas…

Vi su rostro tornarse blanco con espanto, vi a su amante huir enloquecido…

Oh, cómo su sangre es rojo rubí, y espero el árbol de la horca.
traducción: Hugo Müller

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *