Diseño

El buscador de cielos me dijo: “¡Mira cómo brilla tu estrellado huésped!
Cuando contemplas la armonía del cielo,

¿cómo puedes dudar del control divino, de la ley, el orden y diseño?”
Yo dije: “No, señor, no dudo que las esferas giran en un patrón cósmico,

pero lo que quiero desentrañar es, si la ley y el orden triunfan, ¿a qué viene el simple hombre?
“Si causa y efecto están verdaderamente soldados a un millonésimo de cabello,

entonces en ningún lugar hay libertad de acción,

y todo lo que hacemos lo debemos hacer, y el sol y el átomo también”.
¡Oh, estrellas, canten en su armonía!, ¡oh, constelaciones brillando arrebatadas!

Desprécienme porque no soy libre, ¡búrlense porque no tengo opción!

¡Oh, belleza, tan dolorosa de ver!, ¡oh, maldito diseño!
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *