Cumplimiento

Canto a los sueños estrellados que se harán realidad,

canto a las esperanzas cumplidas, a la rica recompensa más allá de mi deber,

a la cosecha molida.

Tengo para sostener la completa fruición de los años,

y a pesar del trabajo y las lágrimas el sol es dorado.

En esta buena tierra no tengo odio por nadie,

mis días duros han pasado y han silenciado mi hogar.

Ningún eco de un mundo lejano puede perturbarme,
veo sereno sobre una arboleda la estrella vespertina.

Ningún celo ni pasión básica puede irritarme ahora
soy recibido en la gracia de Dios con semblante tranquilo.

Adiós al amor que tengo y sostengo, adiós al amigo,

pliego mis manos en paz y en fe y espero el final.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *