Cocotte

Cuando una muchacha tiene dieciseis años, y es tan bonita como pobre,

y no tiene un amigo y no tiene un hogar, ¡bueno!, ella está tan segura en Paris

como un cordero extraviado en la noche donde vagan lobos salvajes,

y esa era yo, oh, han pasado siete años ahora

(alguna agua corrió bajo el Sena desde entonces),

y casi he olvidado las lágrimas y angustias, casi he tomado la medida de los hombres.

Oh, he encontrado un amante que sólo me amaba a mí, artista y poeta, casi un muchacho.

Y mi corazón estaba magullado, y mi vida era solitaria, y lo adoraba con una maravillosa felicidad.

Si viniera hacia mí con sus bolsillos vacíos, ¡cómo nos reiríamos en una buhardilla alegre!

Pero él era rico, y vivíamos en una villa de Viroflay en radiante plenitud.
Entonces vino la guerra, y me despojó la felicidad, entonces vino el llamado y partió,

abandonó todo lo que tenía en el mundo, en la villa envuelta de rosas de Viroflay.
Entonces vinieron las noticias y la trágica historia: mi héroe, mi espléndido amante estaba muerto,

espada en mano en el campo de la gloria, y murió con mi nombre en sus labios, dijeron ellos.

Así me hallo aquí en mi lamento de viuda, que realmente no tengo el derecho a usar,

y las mujeres me miran con ojos despreciativos, me llaman “cocotte” pero no me importa.
Y los hombres me miran con ojos que piden el brillo del amor, pero yo me doy vuelta,

sola, digo yo, viviré con pena, en mi pequeña villa de Viroflay.
¡Y sí! Estoy viviendo sola con pena, y dicen que la pena no está muy lejos del amor,

déjenme contarles todo: la semana pasada en la ciudad tomé el metro en Saint Lazare,

y el vagón estaba repleto hasta desbordar, y cuando ingresamos a Chateaudun
dos soldados heridos mostrando medallas, y ansiosamente le cedí mi asiento a uno.

Deberían haberlos visto: deslizaban sus muñones de muerte,

y raramente encontrarían una visión más triste,

uno tenía una pierna cortada y caminaba en muletas, el otro, casi un muchacho, era ciego.

Y ambos se sentaron, y el muchacho intentaba avanzar como lo hace un ciego,

y la mitad de las mujeres alrededor estaban llorando,

y algunos hombres tenían lágrimas en sus ojos.
Cómo me sacudió, el muchacho ciego, aferrándose como un niño a su compañero lisiado.

Pero yo no lloré. Oh no, un canto vino a mi corazón para un año tan lerdo,

entonces sabía que a los 23 años hay un maravilloso trabajo por hacer,

un montón de alegría, comodidad y amabilidad, paz, luz y amor a conquistar.
Oh, pensé, ¡podría darle mis ojos a aquel que vivirá siempre en la oscuridad!
Para amar y servir, haría de la vida un paraíso aquí, en mi villa de Viroflay.
Entonces dejé a mi soldado: y se preguntarán ahora por qué estoy tan contenta hoy…

¡Míren! En la gloria del sol allá están trayendo a mi muchacho ciego a la puerta.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *