Benjamin Franklin

Franklin fue padre de catorce bastardos (así lo leí en el New Yorker),

si es verdad, en términos de cortejo Benny debió ser un prodigio.

He aspirado a ser prudente y he dominado mis pasiones,

así que nunca engendré un solo bastardo.
Por supuesto uno nunca sabe, pero pienso que si lo hubiese tenido

me hubiese dado cierto brillo cuando un niño me llamara ‘Padre’.

Observando a los niños en su juego, contento reclamo su paternidad

pero sus madres sonrientes dicen: ‘A usted no se lo acusará’.

Ben fundó el Saturday Evening Post, y por eso lo respeto mucho,

pero catorce es casi un ejército para paternalmente elegirlo.

‘La paternidad no es un crimen’, estimó el gordo Ben, ‘podría haber otros…

Queridos, no tuve el tiempo para casarme con sus madres’.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *