Audaz

Cuando hace cincuenta años era temerario y galante,

dí con lazos y me hice camino desde Maine a Mexico,

y aunque fui criado en las alcantarillas de Glasgow tenía un corazón vagabundo

y me dirigía allí donde estaba la aventura, bajo un cielo ardiente.

Y mientras pisaba las vías del tren tenía una sola camisa,

como astuto escocés la compré negra para que no muestre la suciedad,

un pañuelo sostenía todo mi equipaje, mi navaja y mi peine,
me temo que era un tipo pecoso con todo el mundo por hogar.
¡Oh, aún pensaba que la vida era grandiosa y amaba mi libertad!
La novela era mi compañera de cama y las estrellas mi compañía.

Y hubiese pensado cada mañana de diamante “¡cómo he forjado mi destino!
¿Dónde están los jorobados y huecos, y dónde la puerta de la horca?”
Oh, estaba chiflado por vagar salvaje y buscar el camino del problema,

tan débilmente como un niño caprichoso y oscuramente condenado a fracasar…

Sí, rígido y audaz emprendí el camino hace cincuenta años…
Aún ahora… conduzco mi cadillac desde Maine a Mexico.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *