Hojas de rosa

Cuando ellos cierren mis ojos descuidados y miren por última vez mi rostro

temo que algunos dirán: “aquí yace un hombre de profunda desgracia,

sus pensamientos eran simples y quebradizos, soñó mucho e hizo muy poco.

Cuando sellen mi ataúd y esta desgastada máscara que conozco como Yo,

será oculta para toda la eternidad de la visión del hombre, algunos dirán:

“Fueron varios sus pecados, sus virtudes, ¿realmente tuvo alguna?”
Cuando yazca bajo mi tumba, oh, no la entierren con mi nombre,

pero dejen que un rosal florezca sobre ella,

y sin prestar atención de mi vergüenza, con sombra de terciopelo y risa cariñosa escriban mi epitafio en pétalos.
traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *