Henry

Cuando nos casamos con María teníamos veintidos años,

una pareja bien equilibrada, la gente de la ciudad decía que lucíamos bien.

Por veinte años he sido fiel a mi lecho nupcial.

Pero ¡oh, compañeros! La  marcha del tiempo, ¡la vida se desgasta y desgarra!

Ahora estoy en la flor de mi vida con energía para gastar

mientras ella parece diez años mayor que yo con cabello canoso.
Queridos amigos, fue en medio de nuestro viaje a New Orleans,
el tonto viaje de la lengua de un extraño destruyó mis sueños:
la oí decir: ‘Qué joven parece su madre’.
Cargar niños abate a una mujer y ella tenía seis,

aún ahora de algún modo me siento un payaso cuando ella está conmigo,

cuando las bellezas sonríen uno no puede fruncir el ceño, debes responder igual.
Cuántas veces escuché decir: ‘Para un destino feliz, una chica

debería elegir a un compañero diez años mayor que ella’.
Ahora con veinte años de casado con Mary sé que es demasiado tarde.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *