Compañeros de clase

Bob Briggs se postuló para el Gobierno y ayudó a conducir el Estado,

algún día dicen que él representará a su partido en un debate:

pero con su trabajo, que es la mala política, no evidio a Bob.

Jim Jones se dedicó a la escritura de libros, los best-sellers eran su meta,

tiene diez años menos de lo que parece, y lame los talones de la Fama:

aunque las chicas de tienda hagan aspavientos por él no envidio a Jim.
Joe Giles se encaminó a agarrar oro y se arrastró en el fango,

él también parece prematuramente viejo, sus úlceras gástricas duelen:

aunque tenga un montón de plata no envidio a Joe.
Yo no tengo fama, poder ni riqueza, pesco y cazo por comida,

pero tengo montones de salud resistente y la vida me parece muy buena.

Asi cuando mis compañeros de clase vienen a pasar un fin de semana en mi cabaña,

al final de la jornada con el lago y la madera ellos envidian a Jack.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *