Animo

Es un mundo muy bueno, así es, querida muchacha,

cuando aún lo peor es dicho.

Allá hay una sonrisa y una lágrima, un suspiro y un aliento,

pero mejor es estar vivo que muerto, una alegría y una tristeza,

una pérdida y una ganancia, hay cariño y tal vez algo de bilis:

aún así declaro, con tiempo tormentoso o agradable,

es un mundo muy bueno después de todo.
¡Porque mira, muchacha! A la noche, cuando me aparto de la lucha

me espera mi reino, allí hay comodidad y descanso, y la calidez de tu pecho,

y los pequeños trepando en mis rodillas.

Hay fogata y canción, ¡oh, el mundo puede estar mal!
Sus imperios pueden tropezar y caer, mi hogar es mi preocupación,

si hay placidez allí el mundo es muy bueno después de todo.
¡Oh, corazón de puro oro! Te hecho un redil, está protegido, cálido y acariciado por el sol.

¡Oh pequeños, descansen! He formado un nido, ¡duerman!, están a salvo de la tormenta.

Porque no hay enemigo como el temor, y no hay amigo como el ánimo,

y el sol titilará a nuestro llamado, así coronemos al amor como rey, y cantemos todos

“es un mundo muy bueno después de todo”.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *